▷ Los mejores TEXTOS y POEMAS para una BODA CIVIL🤵 perfecta

Los mejores Poemas y Textos para una Boda Civil

El discurso de boda forma parte de uno de los momentos más emotivos y personales de la ceremonia, especialmente si decides celebrar tu boda civil. Como ya te expliqué en este artículo de nuestro blog, cuando celebras una boda civil, la ceremonia es demasiado corta.

Para alargarla un poco y, especialmente, hacerla más vuestra, más íntima y personal, te aconsejo que prepares un discurso de boda acorde con tus sensaciones, emociones y sentimientos. Consigue que tu chico jamás olvide la emoción que le provocaste en el día más importante de vuestra vida.

Hoy vengo a hablarte de los 10 textos para bodas civiles más bonitos que puedes encontrar. Te aseguro que soltarás alguna lagrimilla.

Novia recitando su discurso en boda civil

Qué leer en una boda civil

La ceremonia de tu boda tiene momentos únicos que despiertan tus emociones, y los sentimientos que os han llevado hasta aquí, hoy, están a flor de piel. Haz que el día de tu boda sea único, irrepetible e inolvidable. Escribe todo lo que te salga de dentro, esos sentimientos que te hacen sentir tan especial, tan única.

Busca un momento tranquilo, ponte una música que te ayude a fluir tus sentimientos y emociones, y comienza a escribir esas palabras que le dirías a tu chico si ahora mismo estuviera contigo, mirándote a los ojos. 

Enamorados mirándose a los ojos con amor

Tranquila, no tienes por qué escribir todo el discurso entero si no encuentras inspiración o te resulta complicado. Existen una gran cantidad de textos para bodas civiles ya escritos que pueden, o bien ayudarte para complementar tus propias palabras, o bien servirte como fuente de inspiración.

Hubo un momento en el que creía que la tristeza sería eterna; pero volví a sorprenderme a mí misma riendo sin parar.

Hubo un momento en el que dejé de creer en el amor; y luego apareciste, amor mío, y no he podido dejar de amarte, cada día más

Hubo un momento en el que la amistad parecía no existir; y te conocí. Viniste a mi vida para hacerme reír y llorar, en los mejores y en los peores momentos.

Hubo un momento en el que una pelea prometía ser eterna; y sin dejarme ni siquiera entristecer, terminó en un abrazo.

Hubo un momento en el que sentí que no era capaz; y hoy, gracias a ti, mi amor, estoy haciéndolo.

Hubo un momento en el que creí que nadie podía comprenderme; y me quedé sin palabras cuando descubrí que tú puedes leer mi corazón.

Así como hubo momentos duros en el pasado, desde que viniste a mi vida has hecho que todo lo imposible se torne un sueño hecho realidad.

Nunca dejaré de soñar a tu lado, porque soñar en tu compañía es el principio de un sueño hecho realidad.

Te quiero.

Incluso, puedes escribir tu discurso de boda al más puro estilo de los cuentos para bodas.

Estaba el profesor Troski dando su habitual clase de ética cuando uno de sus alumnos le preguntó: – Profesor, ¿qué es el amor?

– El amor – contestó Troski – es algo que no se puede definir ni encasillar ¿Si quieres, puedo decirte lo que siento por mi mujer?

– Si, por favor – contestó el romántico alumno.

Así pues el profesor, viendo el entusiasmo de su alumno dijo a toda la clase:- Seguidme. Todos salieron de la clase siguiendo la estela de su adorado profesor. Éste se dirigió a una playa cercana. Cuando estuvo cerca de la orilla los detuvo a todos y cogió una ramita. Con ella hizo dos puntos en la moldeable arena de la orilla y dijo: – El amor que siento por mi mujer es proporcional a la distancia entre estos dos puntos.

– Pero entonces – empezó a hablar uno de sus alumnos – debe usted de querer muy poco a su mujer. La distancia que hay entre esos dos puntos es de apenas 15 cm.

– Las distancias en una esfera, como esfera es el planeta tierra, pueden medirse en ambas direcciones – repuso Troski -. Y el amor que yo siento por mi mujer es tan grande como la distancia que hay desde este punto – dijo señalando el punto más a la izquierda, y haciendo un círculo con la varilla en el sentido opuesto a las agujas del reloj, continuó – hasta el otro rodeando el planeta tierra.

Otro alumno replicó:- Profesor, si tanto quiere usted a su mujer, que su amor rodea a todo el planeta, ¿por qué su amor no traza una circunferencia completa?, ¿por qué hay ese espacio entre los dos puntos?

– Querido alumno, ese espacio sirve para mañana quererla un poco más.

Lecturas para bodas civiles

Personaliza tu discurso de boda civil con cualquier tipo de texto que signifique algo para vosotros. Utiliza lecturas como una extensión a tus propias palabras. Esas hermosas historias que te estremecen cuando las lees.

El Amor

Entonces dijo Almitra: Háblanos del amor.

Y él alzó la cabeza y miró a la multitud, y un silencio cayó sobre todos, y con fuerte voz dijo él: Cuando el Amor os llame, seguidle, aunque sus caminos sean agrestes y escarpados.

Y cuando sus alas os envuelvan, dejadle, aunque la espada oculta en su plumaje pueda heriros.

Y cuando os hable, creedle,

Aunque su voz pueda desbaratar vuestros sueños como el viento asola vuestros jardines.

Porque así como el amor os corona, así os crucifica.

Así como os agranda, también os poda.

Así como sube hasta vuestras copas y acaricia vuestras más frágiles ramas que tiemblan al sol,

También penetrará hasta vuestras raíces y las sacudirá de su arraigo a la tierra.

Como gavillas de trigo, os aprieta contra su corazón.

Os apalea para desnudaros.

Os trilla para liberaros de vuestra

Os muele hasta dejaros blancos.

Os amasa hasta dejaros livianos;

Y luego, os mete en su fuego sagrado, y os transforma en pan místico para el banquete divino.

Todas estas cosas hará el amor por vosotros para que podáis conocer los secretos de vuestro corazón,

y con este conocimiento os convirtáis en el pan místico del banquete divino.

Pero si en vuestro temor sólo buscáis la paz del amor y el placer del amor,

Entonces más vale que cubráis vuestra desnudez y salgáis de la era del amor,

Para que entréis en el mundo carente de estaciones, donde reiréis, pero no todas vuestras risas, y lloraréis,

Pero no todas vuestras lágrimas.

El amor sólo da de sí y nada recibe sino de sí mismo.

El amor no posee, y no deja poseer:

Porque el amor se basta así mismo.

Cuando améis no debéis decir “Dios está en mi corazón”, sino “estoy en el corazón de Dios”.

Y no penséis que podréis dirigir el curso del amor, porque el amor si os halla dignos, dirigirá él vuestro curso.

El amor no tiene más deseo que el de alcanzar su plenitud.

Pero si amáis y habéis de tener deseos, que sean así:

De diluiros en el amor y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.

De conocer el dolor de sentir demasiada ternura.

De ser herido por la comprensión que se tiene del amor; y de sangrar de buena gana y alegremente.

De despertarse al alba con un corazón alado y dar gracias por otra jornada de amor;

De descansar al mediodía y meditar sobre el éxtasis del amor;

De volver a casa al crepúsculo con gratitud,

Y luego dormirse con una plegaria en el corazón por el bienamado, y con un canto de alabanza en los labios.

Lectura para boda civil

Fábula del Amor y el Tiempo

Había una vez una isla muy linda y de naturaleza indescriptible, en la que vivían todos los sentimientos y valores del hombre; El Buen Humor, la Tristeza, la Sabiduría… como también, todos los demás, incluso el AMOR.

Un día se anunció a los sentimientos que la isla estaba por hundirse.

Entonces todos prepararon sus barcos y partieron. Únicamente el AMOR quedó esperando solo, pacientemente, hasta el último momento.

Cuando la isla estuvo a punto de hundirse, el AMOR decidió pedir ayuda.

La riqueza pasó cerca del AMOR en una barca lujosísima y el AMOR le dijo: “Riqueza… ¿me puedes llevar contigo?” – No puedo porque tengo mucho oro y plata dentro de mi barca y no hay lugar para ti, lo siento, AMOR…

Entonces el Amor decidió pedirle al Orgullo que estaba pasando en una magnifica barca. “Orgullo te ruego… ¿puedes llevarme contigo?

No puedo llevarte AMOR… respondió el Orgullo: – Aquí todo es perfecto, podrías arruinar mi barca y ¿Cómo quedaría mi reputación?

Entonces el AMOR dijo a la Tristeza que se estaba acercando: “Tristeza te lo pido, déjame ir contigo”. – No AMOR… respondió la Tristeza. – Estoy tan triste que necesito estar sola.

Luego el Buen Humor pasó frente al AMOR, pero estaba tan contento que no sintió que lo estaban llamando.

De repente una voz dijo: “Ven AMOR te llevo conmigo”. El AMOR miró a ver quien le hablaba y vio a un viejo.

El AMOR se sintió tan contento y lleno de gozo que se olvidó de preguntar el nombre del viejo.

Cuando llegó a tierra firme, el viejo se fue. El AMOR se dio cuenta de cuanto le debía y le pregunto al Saber: “Saber, ¿puedes decirme quien era este que me ayudo?”.

-“Ha sido el Tiempo”, respondió el Saber, con voz serena.

-¿El Tiempo?… se preguntó el AMOR, ¿Por qué será que el tiempo me ha ayudado?

Porque solo el Tiempo es capaz de comprender cuan importante es el AMOR en la vida.

Textos para leer en una boda

¿Qué tal utilizar un poema de amor?

Táctica y Estrategia

Mi táctica es mirarte
aprender como eres
quererte como eres

mi táctica es hablarte
y escucharte
construir con palabras un puente indestructible

mi táctica es quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en ti

mi táctica es ser franca
y saber que eres franco
y que no nos vendamos simulacros
para que entre los dos no haya telón
ni abismos

mi estrategia es en cambio
más profunda y más simple

mi estrategia es que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites

Mario Benedetti

Leyendo poema de amor para boda civil

No intento ser el gran amor de tu vida
ese que te exige, te demanda y luego te olvida
Simplemente intento ser ese que disfruta
cada instante, cada segundo de tu compañía

Ese que en aquella noche de verano
bajo un cielo repleto de estrellas
encontró en un abrazo, en un beso tuyo
la felicidad que creía perdida

No quiero ser tu dueño, tu pastor, tu guía
ese que te dice lo que tienes que hacer y luego te margina
Simplemente intento ser ese que te quiere y te mima,
ese que en aquella madrugada de desvelo,
feliz, extasiado, intensamente disfrutó
de la paz de tu rostro mientras dormías

No me interesa ir de visita por tu vida
ser el gran señor que te llena de cosas
por fuera y por dentro te vacía
Solo intento ser el que te provoque una sonrisa
ese que aquel día poniéndose romántico
enmarcó la belleza de tu rostro
y le escribió una dulce poesía

No me gustaría ser ese que de rodillas suplica tu amor
ese que te tortura y las tima con su fuerte obsesión
Solamente ansío ser aquel que naturalmente desees
ese que en una impensada y casual noche
fue dueño de tu confianza por unica vez
protagonista sin ninguna restricción
de la completa entrega de tu pasión

Solo intento ser aquel que te pueda enseñar
que quizás exista el amor eterno
que talvez la felicidad tenga dueño
que cada instante compartido
puede ser un mágico sueño
del que no se quiere despertar…

Solo pretendo ser únicamente yo
ese loco perdido que te quiere
ese poeta que se anima a decir
sin miedos todo lo que siente…

¡Te amo intensamente
como ayer, como hoy,
como lo haré siempre!

Cartas para leer en una boda

Escribe un discurso de boda civil sorprendente, impactante. Ayúdate de cartas de amor intenso famosas para hacerle comprender a tu chico que tú sientes lo mismo, o incluso más amor todavía.

Carta de amor para discurso de boda civil

Hay muchas formas de quererse, ¿sabes? Pero la suya era… total. Un amor puro, increíble, alucinante. Un amor especial como hay pocos. Y ellos lo sabían. Todos los enamorados del mundo creen que su amor es único y distinto, pero el de ellos sí lo era. Estaban hechos el uno para el otro, se tenían, y deseaban fundirse en uno solo, cuando estaban juntos el tiempo se aceleraba, y cuando estaban separados se hacía eterno.

Cada beso, cada caricia, era un puro sentimiento desnudo. Podían pasarse horas mirándose a los ojos y nada más, pero cuando se acariciaban, se besaban… entonces, no hay palabras para describir esa emoción Los poetas casi siempre describen el amor como un sentimiento que escapa a nuestro control, que vence a la lógica y al sentido común. En mi caso, fue exactamente así. No esperaba enamorarme de ti y dudo mucho que tú tuvieras previsto enamorarte de mí.

Pero cuando nos conocimos, ninguno de los dos pudo evitarlo. Nos enamoramos a pesar de nuestras diferencias y, al hacerlo, creamos un sentimiento singular y maravilloso. Para mí, fue un amor que sólo puede existir una vez, y por eso cada minuto que pasamos juntos ha quedado grabado en mi memoriaEl Diario de Noa

Textos para bodas civiles originales

Si quieres romper con la tradición, algo que me parece muy bonito y también llega muy dentro, es recitar vuestra canción. O, al menos, la canción que te inspire el amor que sientes por tu chico. ¿Y si él te regala una canción como ésta?

Con Ella – Christian Castro

Ella siempre ha estado junto a mi
Antes de llegar ya estaba en mi
Con que fuerza habré pensado en ella
Que surco el espacio en una estrella
Respondiéndole a mi amor

Ella se ha metido tanto en mi
Que planto bandera y se quedo
Dijo que el amor no da razón
Y sencillamente se instalo
En lo mas hondo de mi corazón

Con ella solo con ella
Cada noche yo me vuelvo a enamorar
Y la luna cuando supo que ella estaba
Se colo por mi ventana
A pintar de azul y plata
Nuestro gran amor
Con ella solo con ella
Cada noche yo me vuelvo a enamorar
Y el silencio que era grande como el cielo
Se lleno con un te quiero
Desde aquí a la eternidad
Con ella, ah, solo con ella

Ella es diferente a las demás
Es como se ve sin mas ni mas
Ella no hace esfuerzos por gustar
Y por eso siempre se le ve tan natural

Ella es horizonte en alta mar
Mezcla de ilusión y realidad
Ella para mi es tan especial
Frágil como un hilo de cristal
Pero a la vez tan fuerte para amar

[…]

Novio leyendo en boda civil

Lo eres todo – Luz Casal

Cada vez que veo tu fotografía
Descubro algo nuevo
Que antes no veía
Y me hace sentir
Lo que nunca creí

Siempre te he mirado indiferente
Eras tan solo un amigo y, de repente
Lo eres todo
Todo para mí
Mi principio y fin

Mi norte, mi guía, mi perdición
Mi acierto y mi suerte
Mi equivocación
Eres mi muerte y mi resurrección
Eres mi aliento y me agonía
De noche y de día

Dame tu alegría, tu buen humor
Dame tu melancolía, tu pena y dolor
Dame tu aroma, dame tu sabor
Dame tu mundo interior

Dame tu sonrisa y tu calor
Dame la muerte y la vida
Tu frío y tu ardor
Dame tu calma
Dame tu furor
Dame tu oculto rencor

Mi norte y mi guía
Mi perdición
Mi acierto y mi suerte
Mi equivocación
Eres…

 

Poesías para ceremonias civiles

Me encanta la poesía; creo que es una de las maneras más bonitas de expresar un sentimiento, especialmente de amor. Y cuando se trata de recitar poemas para una boda civil, te prometo que no sé con cuál quedarme.

En este apartado vamos a compartir contigo una lista de poemas para leer en bodas civiles. Puedes utilizarlos como parte, o todo, de tus votos matrimoniales; en este artículo de nuestro blog te ayudo a elaborar un guión para tu boda civil, donde verás más momentos en los que podéis leer discursos o poemas de boda.

Poema para leer en boda civil

Existen tantos poemas para una boda civil como puedas imaginar. Y estoy segura de que muchos de esos poemas de boda están escritos para ti, para que compartas con tu chico en el día de vuestra boda.

Voy a enseñarte una pequeña muestra de los poemas de amor para bodas que más me gustan.

1. Del Matrimonio (El Profeta K. Gibran)

Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre.
Aunque las blancas alas de la muerte dispersen vuestros días.
Juntos estaréis en la memoria silenciosa de Dios.
Más dejad que en vuestra unión crezcan los espacios.
Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.

Amaos uno a otro, mas no hagáis del amor una prisión.
Mejor es que sea un mar que se mezcla entre orillas de vuestra alma.
Llenaos mutuamente las copas, pero no bebáis sólo en una.
Compartid vuestro pan, mas no comáis de la misma hogaza.
Cantad y bailad juntos, alegraos, pero que cada uno de vosotros conserve la soledad para retirarse a ella a veces.
Hasta las cuerdas de un laúd están separadas, aunque vibren con la misma música.

Ofreced vuestro corazón, pero no para que se adueñen de él.
Porque sólo la mano de la Vida puede contener vuestros corazones.
Y permaneced juntos, más no demasiado juntos.
Porque los pilares sostienen el templo, pero están separados.
Y ni el roble ni el ciprés crecen el uno a la sombra del otro.

Amar es querer la felicidad del otro, de Martin Gray

El amor jamás es acoso, es alegría, libertad, fuerza.
Y es el amor el que mata la angustia.
Allí donde falta el amor, nace el miedo y el aburrimiento.
El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo.
No aman y no son amados aquellos que quieren ocultar o esconder sus sentimientos.

 

2. La Reina (Pablo Neruda)

Yo te he nombrado reina.
Hay más altas que tú, más altas.
Hay más puras que tú, más puras.
Hay más bellas que tú, hay más bellas.
Pero tú eres la reina.
Cuando vas por las calles
nadie te reconoce.
Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira
la alfombra de oro rojo
que pisas donde pasas,
la alfombra que no existe.

Y cuando asomas
suenan todos los ríos
en mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.

Sólo tú y Yo,
sólo tú y yo, amor mío,
lo escuchamos.

3. Amor eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

4. Te quiero (Mario Benedetti)

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

5. Si tú me olvidas (Pablo Neruda)

QUIERO que sepas
una cosa.

Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

Ahora bien,
si poco a poco dejas de quererme
dejaré de quererte poco a poco.

Si de pronto
me olvidas
no me busques,
que ya te habré olvidado.

Si consideras largo y loco
el viento de banderas
que pasa por mi vida
y te decides
a dejarme a la orilla
del corazón en que tengo raíces,
piensa
que en ese día,
a esa hora
levantaré los brazos
y saldrán mis raíces
a buscar otra tierra.

Pero
si cada día,
cada hora
sientes que a mí estás destinada
con dulzura implacable.
Si cada día sube
una flor a tus labios a buscarme,
ay amor mío, ay mía,
en mí todo ese fuego se repite,
en mí nada se apaga ni se olvida,
mi amor se nutre de tu amor, amada,
y mientras vivas estará en tus brazos
sin salir de los míos.

6. Cuando por fin se encuentran dos almas (Víctor Hugo)

Cuando por fin se encuentran dos almas,
que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío.

Cuando advierten que son parejas,
que se comprenden y corresponden.

En una palabra, que son semejantes,
urge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas,
una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo.

Esa unión es amor,
amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir,
amor que es una religión,
que deifica al ser amado cuya vida emana
del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios
más grandes son los gozos más dulces.

7. Nostalgia (Juan Ramón Jiménez)

Al fin nos hallaremos. Las temblorosas manos
apretarán, suaves, la dicha conseguida,
por un sendero solo, muy lejos de los vanos
cuidados que ahora inquietan la fe de nuestra vida.

Las ramas de los sauces mojados y amarillos
nos rozarán las frentes. En la arena perlada,
verbenas llenas de agua, de cálices sencillos,
ornarán la indolente paz de nuestra pisada.

Mi brazo rodeará tu mimosa cintura,
tú dejarás caer en mi hombro tu cabeza,
¡y el ideal vendrá entre la tarde pura,
a envolver nuestro amor en su eterna belleza!

8. Dime que sí (Rafael Alberti)

Dime que sí,
compañera,
marinera,
dime que sí.

Dime que he de ver la mar,
que en la mar he de quererte.
Compañera,
dime que sí.

Dime que he de ver el viento,
que en el viento he de quererte.
Marinera,
dime que sí.

Dime que sí,
compañera,
dime,
dime que sí.

9. Las pequeñas grandes cosas (Wilfred Arlan Peterson)

Nunca se es tan viejo para sostenerse las manos.
Es recordar decir “Te amo” al menos una vez al día.
Es nunca ir a dormir enojados.
Es nunca hablar con el otro solo por ser condescendiente; el cortejo no debería terminar con la luna de miel, debería continuar a través de los años
Es tener un sentido mutuo de valores y objetivos comunes.
Es pararse juntos enfrentando al mundo.
Es formar un círculo de amor que se alimenta en la familia toda.
Es hacer cosas para el otro, no en la actitud de servicio o sacrificio, sino en el espíritu de gozo.
Es hablar con palabras de apreciación y demostrar gratitud de maneras consideradas.
Es no esperar que el esposo use una aureola o que la esposa tenga las alas de un ángel.
Es cultivar la flexibilidad, la paciencia, el entendimiento y el sentido del humor.
Es tener la capacidad de perdonar y ser perdonados.
Es dar al otro un ámbito en el que pueda crecer.
Es encontrar espacios para las cosas del espíritu.
Es una búsqueda común del bien y la belleza.
Es establecer una relación en la cual la independencia sea por igual, la dependencia mutua y las obligaciones recíprocas.
Es no solamente casarse con la pareja perfecta, es ser la pareja perfecta.

10. Poema XII (Pablo Neruda)

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto, como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

11. Besos (Gabriela Mistral)

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

12. Soneto XVII (Pablo Neruda)

No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
o flecha de claveles que propagan el fuego:
te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente, entre la sombra y el alma.

Te amo como la planta que no florece y lleva
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo
el apretado aroma que ascendió de la tierra.

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,

sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

13. Corazón coraza (Mario Benedetti)

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

14. Soneto XVI (Pablo Neruda)

Amo el trozo de tierra que tú eres,
porque de las praderas planetarias
otra estrella no tengo. Tú repites
la multiplicación del universo.

Tus anchos ojos son la luz que tengo
de las constelaciones derrotadas,
tu piel palpita como los caminos
que recorre en la lluvia el meteoro.

De tanta luna fueron para mí tus caderas,
de todo el sol tu boca profunda y su delicia,
de tanta luz ardiente como miel en la sombra

tu corazón quemado por largos rayos rojos,
y así recorro el fuego de tu forma besándote,
pequeña y planetaria, paloma y geografía.

Antes de finalizar el post os dejamos con este vídeo de un poema en una boda civil como ejemplo para que podais ver que tipo de textos se pueden decir en una ceremonia civil.

¿Ya tienes elegido el discurso de boda que leerás en tu boda civil?, ¿cuáles fueron las palabras que te dedicó tu chico en vuestra boda civil? ¡Cuéntanos!

Los mejores Poemas y Textos para una Boda Civil
5 (100%) 1 vote

¡Hola! Soy Atenea, me dedico al maravilloso mundo del wedding planner y también a la fotografía y a través de este blog trato de difundir todo mi conocimiento basado en mi experiencia real de este maravilloso mundo. Cualquier duda que tengas déjame un comentario y hablamos 🙂

Más en Tipos de bodas
Las bodas gitanas
Bodas gitanas: Cómo son y cuáles son las tradiciones

Están siempre muy unidos y dispuestos a ayudarse. Cuando llega el momento de celebrar una boda, los gitanos viven una...

Cerrar